Cómo trasplantar una planta de un macetero a otro correctamente

Puede parecer un proceso sin grandes complicaciones. Sin embargo, de hacer el cambio de macetero correctamente depende que la planta crezca bien, o incluso que sobreviva a las nuevas condiciones. La especie vegetal, la tierra y también la época del año y del ciclo vital son aspectos que se deben tener en cuenta antes de hacer el trasplante.

No hay que olvidar que esa planta que hemos comprado o esa otra que tenemos en casa y apenas cabe ya en su macetero es un ser vivo. Un cambio muy radical o en las condiciones en las que crece pueden acabar con ella. ¿Pero cómo realizar el trasplante de la forma más adecuada? Vamos a verlo.

Cuestiones importantes antes de cambiar de macetero

No todas las plantas son iguales, por lo que las condiciones para hacer el trasplante tampoco lo son. En lo primero que hay que pensar es en el propio macetero. Más allá del aspecto estético, el es verdadero hogar de la planta, por lo que hay que elegirlo de acuerdo con su medida. Y hay que pensar en el futuro, en el tamaño que pueda alcanzar, así se evitará tener que hacer un nuevo trasplante en pocos meses.

Tras elegir el macetero adecuado, llega el momento de pensar en el sustrato. En este sentido, conviene dejarse aconsejar por profesionales, ya que mientras que algunas especies se adaptan bien a cualquiera, otras necesitan sustratos con un pH muy determinado para no enfermar.

El último aspecto previo al cambio de macetero es saber cuál es la mejor época para el trasplante. En líneas generales es a finales del invierno, cuando las plantas no han comenzado su periodo de crecimiento ni de floración. Si no se puede esperar, lo mejor es hacerlo unos días después de haberlas comprado, para que les dé tiempo a aclimatarse al nuevo ambiente.

Cambiar de macetero paso a paso

Llega el momento de cambiar la planta al nuevo macetero, un proceso que hay que realizar con cuidado para no provocar ningún daño. Lo primero es retirar aquellas hojas y tallos que estén secos o enfermos. Cuanto más limpia esté la planta, mucho mejor.

El siguiente paso es sacarla del viejo macetero. Hay que tirar de ella con suavidad pero firmeza. Si no sale de esta forma, se pueden dar unos golpes en la superficie de la maceta, colocarla boca abajo o girarla ligeramente para conseguir que la planta se separe de las paredes.

Si las raíces están muy compactadas, conviene limpiarlas un poco y desenredarlas. Eso las ayudará a nutrirse mejor. Después se humedecen ligeramente si estuvieran secas y se coloca la planta en el nuevo macetero, que ya debe tener una pequeña capa de sustrato en su base.

El trasplante termina rellenando el macetero de sustrato. Debe cubrir bien todas las raíces y hay que evitar compactarlo en exceso. Tras ello, solo queda regar la planta y dejarla unos días en un lugar luminoso en el que no reciba luz solar directa. En ese tiempo se habrá aclimatado a la nueva maceta y ya se podrá colocar en el lugar pensado para ella.

Una vez que el macetero está en su lugar definitivo, solo queda vigilar de cerca cómo responde la planta. Si esta comienza a estropearse o a mostrar síntomas de enfermedad, habrá que buscar la causa, que puede ser desde un exceso de luz o humedad a un sustrato inadecuado.

Siguiendo todos estos pasos con atención y mucho cuidado, conseguiremos que cualquier planta se adapte bien a un nuevo macetero y crezca sana, aportando colorido, alegría y un aspecto mucho más agradable a nuestro hogar.

 

Share
Entrada anterior
Por qué no acuchillar el parquet
Entrada siguiente
Cómo NO cuidar tu parquet, ¡peligro!

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Mas información

ACEPTAR
Aviso de cookies